folder_openArtículos

 

Un acosador sexual, no está enojado con la sociedad, está enojado consigo mismo de forma inconsciente, tiene un problema sexual que se desarrolló en algún momento de su infancia y/o adolescencia, requieren demostrar superioridad, afirmación sexual y de hombría, el ser exhibidos puede transformarlos y convertirlos en violadores o feminicidas, es por ello que al detectarse este tipo de conductas es imperante que tengan apoyo profesional.

En caso del acoso sexual femenino, que también se presenta con frecuencia, su conducta se encuentra en la misma dirección, estás Mujeres requieren demostrar ser superiores, fuertes, libres, y apuestan a golpear el ego varonil para lograr su cometido, por el contrario de los varones, las Mujeres acosadoras sexuales no llegan a la violación, pero su frustración puede llevarlas a la venganza mediante violencia física, psicológica y/o emocional.

El Acosador(a), en la mayoría de los casos en el ámbito laboral puede ser con un subalterno o con alguien que sienta el acosador que tiene menor jerarquía dentro de la organización, por lo cual es importante detectar en las empresas este tipo de conducta que mediante mecanismos como los buzones de quejas internas, cursos de capacitación, determinados reglamentos donde se identifiquen estas conductas, la NOM 035 que su objetivo es prevenir, e identificar los riesgos de accidentes laborales y enfermedades provocadas por el trabajo, donde se estudian, identifican y analizan los factores de riesgo psicosocial que existen en el ámbito laboral podría ser de gran apoyo para identificar si existe ACOSO LABORAL.

En el Área familiar, existen los acosadores silenciosos, donde sus conductas, acciones o palabras nos hacen sentir incomodos, pero los prejuicios de la idea “es de la familia”, no nos damos cuenta que puede ser de gran peligro no solo como acosadores de adultos, sino como abusadores en los niños.

Muchas ocasiones cuando salimos a caminar o tenemos que transportarnos en vehículo publico, nos vemos acosados(as) por personas que pueden ser de cualquier sexo, no forzosamente tiene que ser del sexo opuesto, que es lo que tradicionalmente tenemos contemplado, sin embargo, hoy en día han habido mujeres acosadas por mujeres y hombres acosados por hombres, aquí el problema no es el género, sino la situación mental y emocional del individuo que se permite estas conducta.

La importancia de la educación emocional, el tratamiento y seguimiento de la personas que presentan estas clases de conducta, es importante para evitar que este tipo de acoso suba de nivel, llegando al feminicidio u homicidio, que en muchas ocasiones se presenta por la falta de atención a este tipo de conductas.

Norma Tlalolini

Etiquetas: Artículos
Menú